Trucos para el cambio de armario

Si al inicio del verano os dábamos algunos consejos para guardar vuestros edredones, con la llegada del otoño os damos algunas ideas para organizar el almacenaje y la conservación de las prendas estivales y que no os encontréis con sorpresas la próxima temporada cuando vayáis a hacer el cambio de armario.

En primer lugar, os recomendamos aprovechar esta tarea para valorar qué prendas, realmente, vamos a volver a utilizar, bien porque no nos las hemos puesto en todo el verano, se nos han quedado pequeñas o, sencillamente, porque ya han pasado de moda. No tiene sentido guardarlas si no vamos a volver a darles uso, ya que ocupa un valioso espacio que, seguro, precisaremos para otros menesteres. Esto no significa que debamos deshacernos de ella de cualquier modo. Hoy en día existen muchas maneras de hacer llegar la ropa en buen estado hasta colectivos que la gestionan para que sea utilizada por familias con pocos recursos, o incluso puedes reutilizarla para otros menesteres, reciclándola y dándole otros usos.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

En segundo lugar, y aquí hablamos desde la experiencia, es importante que lavemos la ropa antes de guardarla, incluso aquella que nos la hemos puesto una vez y pensamos que no tiene manchas. ¡Error! Puede haber alguna mancha que no hayamos detectado que, durante el tiempo que esté guardada la prenda, se hará resistente y casi imposible de quitar la próxima temporada. ¡Evitemos sorpresas!

Gran capacidad

Sin embargo, cada vez son más las voces que recomiendan no planchar la ropa para guardarla, para evitar que amarillee. Lo cierto es que, inevitablemente, muchas de las prendas se arrugarán con el almacenamiento y tendremos que volverlas a planchar el próximo verano así que… ¿para qué hacer el doble de trabajo? Además, el inversor de giro de nuestras secadoras #Electrolux evita que las prendas -sobre todo las de gran tamaño- se enreden, facilitando el secado y reduciendo las arrugas. Así que si realizas esta tarea en alguna de nuestras lavanderías, de ahí puedes almarcenarlas, directamente, hasta el próximo año.

plancha2

En tercer lugar, toca hablar del embalaje y, con él, del sistema que elijamos para clasificar las prendas. Porque sí, efectivamente, es importante clasificar la ropa por tipo de prendas porque os aseguramos que esto os facilitará mucho la búsqueda, en su caso, o el cambio de armario, llegado el momento. Colocar los pantalones, la ropa de deporte o la de baño, por ejemplo, agrupada por tipos nos permitirá, además, ser conscientes de la cantidad de ropa innecesaria, incluso repetida, que en ocasiones llegamos a acumular.

clothes-166852_1920

En cuanto al embalaje, el preferido son las bolsas de plástico, sobre todo aquellas que tienen sistema al vacío, aunque también lo son las cajas, tanto de plástico como de tela. En el caso de que se trate de embalajes transparentes, la identificación del tipo de prendas que contiene es muy sencillo. Si utilizas embalajes opacos, te recomendamos el uso de etiquetas. Nuevamente, pensamos en facilitar la búsqueda y, para ello, la clasificación previa de la que hablamos más arriba nos facilitará mucho la tarea.

Por último, tenemos una variedad de opciones para mantener la ropa almancenada con el mejor aroma… De entre las opciones más naturales, destacamos las ramitas de lavanda, una planta con reconocidas propiedades aromáticas, que podrás guardar en una bolsita de tela entre tu ropa. Te recomendamos que vayas reponiendo las ramitas para asegurar el máximo frescor durante las próximas estaciones hasta la llegada del próximo verano.

lavender-1045805_1920

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>